Monday, April 18, 2011

La imagen de la catástrofe


La catástrofe lleva saltando mucho tiempo por nuestras lenguas y navegando como escarabajo pixelado por las pantallas de nuestras computadoras. Por doquier, la catástrofe: guerras, colapso económico, derrames de petróleo o derrames nucleares, mineros atrapados, terremotos, masacres y huracanes, entre tantas otras manifestaciones. En años recientes, por limitarnos de forma arbitraria, nuestras vidas han estado enmarcadas por la catástrofe. Querámoslo o no, somos todas y todos hijos y hermanos de la catástrofe.
Durante todo este tiempo hemos discutido muchísimo, aunque ciertamente no lo suficiente ni tal vez lo necesario o adecuado como nos sugiere Ramaris Albert, por qué determinados sucesos constituyen un cataclismo. Lo que no hemos examinado, si es que este verbo fuera el apropiado, es: si la catástrofe es, en efecto, representable y, de no serlo, qué hay de intolerable en la imagen de la catástrofe. El título otorgado a la imagen de Xinhua/Gamma-Rapho me parece muy sugerente y aduce uno de los dilemas fundamentales en el debate ético-mediático: ¿desde dónde se mira el desastre?
Continúa leyendo en 80 grados.

No comments:

Post a Comment