Tuesday, June 5, 2012

La partida


Besos plantados en las mejillas y apretados abrazos marcaron la partida. Esta mañana, comenzó mi migración hacia un nuevo entorno junto a mi compañera, Francheska, y nuestro gato, Onix. La promesa del regreso aún yacía fresca en nuestros labios cuando Gustavo Cerati me dijo al oído: "no vuelvas sin razón / yo estaré a un millón de años luz de casa".
Nuestra migración, como la de tantos otros puertorriqueños y puertorriqueñas, se da en medio de una turbia década de flojera laboral, radicalismo a la republicana y el colapso democrático encarnado en legislaciones de emergencia fiscal y un virulento clasismo. Desde proyectos de ley que pretenden limitar derechos constitucionales a la fianza hasta el ejercicio de un poder ejecutivo que atropella, de manera desenfrenada, a quien se atreva a llevar algún semblante de disidencia, las condiciones en Puerto Rico nos han llevado a considerar otros surcos. Si bien nos mudamos a un estado con otra "derecha" "radical" en el gobierno (Michigan), las oportunidades educativas y laborales, así como la campaña electoral, prometen mejores desenlaces.

Allá, en el archipiélago caribeño, se quedan familiares y amistades que tanto queremos. El calor de estar entre sus sonrisas se perfila como un destello, como un instante archivado en las esquinas de nuestra memoria. A ella acudiremos continuamente como estratagema para habitar nuestro nuevo hogar. Lo poblaremos de espectros, de carcajadas y de silencios, de todas aquellas figuras que han pasado por nuestras vidas, así como de quienes han tenido que migrar en busca del señuelo de una posibilidad.

Hoy, formamos parte de siglos de movimientos poblacionales, de flujos incesantes que se desplazan y redefinen cartografías. Hoy, dejamos de ser nosotros; nos tornamos en otros. A partir de esta mañana, participamos de un extenso terreno atravesado por fronteras que se des/re-dibujan. Dejaremos de saber quiénes somos para refigurarnos como extraños en un juego eterno por encontrar quiénes seremos. Hoy será solo el comienzo.

Escrito mientras cruzaba "el charco", el pasado lunes, 28 de mayo de 2012.

5 comments:

  1. ivette chaar davilaJune 6, 2012 at 7:06 AM

    Excelente! Excelente porque ademas de enmaarcar sus experiencias en algo "objetivo" y "seguro" (ntra. condicion como pueblo)que nadie cuestionaria, tambien y mas importante, para mi, me comunicas lo de adentro, lo que nos hace temblar de miedo y alegria y con lo que nunca debemos perder contacto: se llama corazon!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Titi, gracias por leerlo y comentarlo. ¡Abrazotes!

      Delete
  2. Reacción agridulce. Me alegro por ustedes, pero debo admitir que me entristece un poco. Te veo como una de las piezas clave de ese rompecabezas que no dejo de armar en mi cabeza, cuya imagen completa aún no me queda clara, y al que le llamo Universidad Comunista. Con esta noticia se me hace un poco más cuesta arriba la tarea de descifrar su figura.

    Hacer el bien donde quiera que uno se encuentre. ¿Qué otra cosa puede significar ser post/internacionalista?

    un abrazo y mucha suerte,

    Bernat

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias, Bernat, por tus palabras y así será, aspirar a hacer el "bien" donde quiera que me encuentre. Un abrazo igual y salud,
      Iván

      Delete
  3. Excelente Me senti en el.carro.en el.camino y en su nuevo hogar Sabes lograr q el.lector.se transporte contigo Estupenda!
    Abrazos
    Mami

    ReplyDelete